África avanza hacia ser la casa (y la vanguardia) de la energía limpia

África avanza hacia ser la casa (y la vanguardia) de la energía limpia

viernes, 27 de septiembre de 2019

Cuando el secretario general de la ONU, António Guterres, lanzó la Alianza Solar Internacional hace 11 meses, aplaudió el objetivo de movilizar alrededor de un billón de dólares para el desarrollo de unos 1.000 gigavatios de energía solar para 2030.

“Está claro”, dijo, “que estamos presenciando una revolución mundial de energía renovable”.

Esa revolución también se está llevando a cabo en África bajo el liderazgo del Banco Africano de Desarrollo (BAFD), que se ha embarcado en un ambicioso proyecto solar  para que el continente se convierta en una potencia renovable, conocido como la Iniciativa del Desierto a la Electricidad (DTP, en inglés).

Se espera que este proyecto se extienda a través de la región del Sahel para aprovechar el abundante recurso solar de la región, con el objetivo de desarrollar y proporcionar 10 gigavatios (GW) de energía solar para 2025 y suministrar electricidad verde a 250 millones de personas, incluso en algunos de los países más pobres del mundo.

La Iniciativa conectará por primera vez a la electricidad al menos a 90 millones de personas, sacándolas de la pobreza energética.

Actualmente,  64 por ciento de la población del Sahel –integrada por Burkina Faso, Chad, Djibouti Eritrea, Malí, Mauritania, Níger, Senegal y Sudán- vive sin electricidad, una barrera importante para el desarrollo, con consecuencias para áreas como la educación, la salud, la economía y los negocios.

El BAFD considera que la falta de electricidad sigue siendo un impedimento significativo para el desarrollo económico y social de África.

Iniciado en 2017, la DTP es descrita como “una gran y audaz ambición: iluminar y alimentar el Sahel mediante la construcción de una capacidad de generación de electricidad de 10 GW a través de sistemas solares fotovoltaicos, a través de sistemas públicos, privados, de red y apagados proyectos de red para 2025 y, en consecuencia, transformar la industria, la agricultura y el tejido económico de toda la región”.

Burkina Faso, el primero

El Proyecto de Electrificación Rural de Yeleen, que involucra la producción de energía fuera de la red en Burkina Faso, es la primera empresa bajo la iniciativa de la DTP.

Burkina Faso, un país del Sahel de bajos ingresos, se ha visto afectado negativamente por las variaciones climáticas extremas, como la disminución de las precipitaciones, el aumento de las temperaturas, las inundaciones y las sequías.

Con una capacidad instalada de 285 megavatios (MW), aproximadamente tres millones de hogares en Burkina Faso carecen de energía eléctrica.

De los 19 millones de habitantes del país,  90 por ciento vive en zonas rurales, donde el acceso a la electricidad, principalmente a través de generadores diésel, representa alcanza solo a tres por ciento. La agricultura es también el sector más vulnerable a los impactos del cambio climático, lo que afecta al área rural, que depende de él.

El proyecto se financia a través del Fondo de Desarrollo Africano del BAFD, además de la cofinanciación del Fondo Verde para el Clima (FVC) y la Unión Europea. El proyecto también aprovechará las inversiones del sector privado a través de acciones y deudas generadas por bancos comerciales.

Aprovechará la energía solar para brindar acceso a más de 900.000 personas en áreas rurales, casi cinco por ciento de la población del país, y se espera que resulte en una reducción promedio anual de 15.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono.

África, tiene que ser la vanguardia

Según datos del BAFD, el continente africano alberga  15 por ciento de la población mundial, pero está a punto de asumir casi 50 por ciento de los costos estimados de adaptación al recalentamiento planetario.

Se espera que estos costos afecten la salud, el suministro de agua, la agricultura y la silvicultura, a pesar de la contribución mínima del continente a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sin embargo, la Agencia Internacional de Energía Renovable (IREA) estima que el potencial de energía renovable de África podría ponerlo a la vanguardia de la producción de energía verde a nivel mundial.

Se estima que tiene un potencial casi ilimitado de capacidad solar, calculado en 10 teravatios (TW), una unidad que equivale a un billón (millón de millones) de vatios,  abundante energía hidroeléctrica (350 GW), eólica (110 GW) y geotérmica (15 GW), y una capacidad potencial de energía renovable global de 310 GW para 2030.

Otros proyectos de energías renovables en África incluyen el complejo solar Ouarzazate en Marruecos, que es una de las plantas solares concentradas más grandes del mundo.

Con una generación de más de 814 GWh de energía limpia desde 2016 a 2018, la planta solar evitó la emisión de 217.000 toneladas de dióxido de carbono. Hasta hace poco, Marruecos abastecía  95 por ciento de sus necesidades energéticas de fuentes externas.

En Sudáfrica, el BAFD y varios socios han ayudado a financiar el Parque Eólico Sere: 46 turbinas que suministran 100 MW a la red eléctrica nacional y esperan ahorrar seis millones de toneladas de gases contaminantes durante sus 20 años esperados de vida, mientras abastece de electricidad a unos 124.000 hogares.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2019/09/

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 74  9689  16/12/2019
Entrevistas Técnicos Red Exterior PROEXCA
 Jose G. Rguez.
 5  576  02/07/2020
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 103  23002  06/02/2020
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 18  762  19/12/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 4830  107543  15/07/2020