Santiago de Chile y Bogotá impulsan la modernización de su red de transporte público

Santiago de Chile y Bogotá impulsan la modernización de su red de transporte público

miércoles, 29 de julio de 2020

Continuando con la modernización de su flota, estas dos capitales están planificando la incorporación de buses de alto estándar y confirman así su liderazgo en la transformación de la movilidad urbana en la región, en búsqueda de un aire más limpio para las ciudades.

En Santiago de Chile esta transformación se da por medio de los cerca de 2.000 buses de alto estándar que serán incorporados a través de una innovadora propuesta de licitación. Luego de múltiples esfuerzos, la administración pública de este país ha tomado razón sobre las bases del concurso, hito clave para la puesta en marcha del primer paso de la nueva estrategia de transporte público de la ciudad. Es así como Santiago busca expandir la flota limpia para la operación que incluye actualmente alrededor de 650 buses de estándar EURO VI y más de 400 buses eléctricos, completando así más de 3000 buses de alto estándar, en lo que se ha denominado el sistema RED (ex Transantiago).

Por su lado Bogotá está próxima a dar apertura al tercer proceso licitatorio por medio del cual se busca la incorporación de 1.314 buses de cero o bajas emisiones para el Sistema Integrado de Transporte Público – SITP – , después de haber adjudicado el año pasado 1.277 buses para el sistema Transmilenio y el SITP, de los cuales 797 buses son estándar Euro VI y 483 buses son eléctricos.

Búsqueda de nuevos aliados

El sistema de transporte público de Santiago está compuesto por una red integrada de líneas de buses, 7 líneas de metro y un tren suburbano. Actualmente, la operación de los buses está distribuida entre un grupo acotado de empresas, las que además de gestionar las flotas están a cargo de la provisión de los buses y de los terminales desde donde operan los servicios.

En el caso de Bogotá la oferta actual está a cargo de nueve concesiones responsables de la provisión y la gestión de flota y próximamente iniciaran operación los buses adjudicados a finales de 2019, cuyos procesos licitatorios incluyeron varios de los cambios que estas dos nuevas licitaciones del 2020 traen respecto a la estructura organizacional y la distribución de roles.

El objetivo es aumentar la competencia y reducir las barreras de entrada, y en ese sentido se ha desarrollado una nueva estrategia para la organización de los sistemas, basada en la descomposición de las obligaciones relacionadas con los servicios de transporte de buses.

Por una parte, se establece la figura de los suministradores, quienes serán responsables de la adquisición y provisión de los buses. Por otra parte, se mantiene la figura de los operadores, cuyas obligaciones serán reducidas netamente a la prestación del servicio de transporte de pasajeros. Ambos tipos de actores se vincularán a través de contratos entre ellos y con el Estado. Estos contratos establecerán los términos de uso de los buses, la distribución de responsabilidades de mantención y las garantías de la flota, entre otros aspectos.

Al respecto, Bogotá tiene previsto dar la opción a ofertas acopladas y no acopladas. Para el caso de las ofertas no acopladas, es decir, que solamente incluyan la provisión de flota, la empresa gestora, Transmilenio S.A., deberá designar un operador para esos vehículos.

En relación con los patios – talleres, en el caso de Santiago, será el Estado el responsable de suministrar esta infraestructura para la gestión del operador de flota. Por su lado Bogotá asigna esta responsabilidad el proveedor de flota e incluye la infraestructura de carga, para el caso de buses eléctricos.

Una mejor calidad del servicio

Serán menores las barreras de entrada para participar en la licitación de la operación. Además de reducir la participación relativa de las empresas en cada sistema. Esto permitirá establecer contratos más cortos con los operadores, fomentar la competencia y aumentar los estándares de calidad exigidos por el Estado. Si un operador no cumple con los niveles esperados en su ejercicio, será más fácil desvincularlos y cubrir sus servicios por medio de otros operadores.

En camino hacia un mejor sistema de transporte público

Un sistema de transporte público de calidad, confiable, eficiente y asequible es un desafío de muy alta complejidad. Se busca procurar altos niveles de movilidad, accesibilidad y confort para las personas. Esta reforma es una oportunidad para innovar con un mejor servicio. Buses de mayor calidad y menores impactos medioambientales, tendrán efectos positivos en la percepción de los usuarios sobre estos sistemas de transporte público.

Fuente: https://blogs.iadb.org/

 

Categorías

Entrevistas Export Manager
 PROEXCA ADMIN
 77  10085  19/10/2020
Entrevistas Técnicos Red Exterior PROEXCA
 Jose G. Rguez.
 5  632  02/07/2020
Casos de Éxito de Internacionalización
 Proexca
 104  23385  11/09/2020
Casos de Éxito de Inversión en Canarias
 Proexca
 18  791  19/12/2018
Noticias Proexca
 Proexca
 5003  110194  26/10/2020