ExperienciasFormación de Talento

Carla Lorenzo del Castillo realizó sus práctias de export manager en Agadir (Marruecos), nos explica su experiencia profesional

By 17 abril, 2017 mayo 14th, 2020 No Comments

¿Qué modalidad de beca cursaste?

Programa de Becas en Negocios Internacionales de PROEXCA en el año 2007 y realización de prácticas en la Oficina de PROEXCA en Agadir (Marruecos).

«No hay nada que recomiende más que salir al exterior. No obstante, es muy importante hacerlo con cautela, teniendo mucha paciencia y sin expectativas de encontrar «El Dorado» en dos días.»

¿Cuáles fueron tus funciones?

Trabajé como export manager en la oficina de Proexca en Agadir. Mis funciones principales fueron las de ayudar en la organización y desarrollo de las distintas actividades organizadas por Proexca en Marruecos (misiones comerciales directas e inversas, participación en ferias, organización de reuniones con autoridades locales, etc.) y facilitar información a empresas canarias interesadas en invertir en Marruecos.

¿Qué te motivó orientar tu andadura profesional hacia el comercio internacional?

Siempre me ha gustado viajar y aprender idiomas. Cuando me presenté a la edición de 2007, llevaba un año trabajando en Excoex (Universidad de comercio exterior), durante el cual me fui empapando de lo que era el comercio exterior y la internacionalización de una empresa. Me pareció que, viviendo en Canarias, la búsqueda de oportunidades en África era el camino lógico para cualquier empresa con una mínima ambición. La internacionalización puede resultar catastrófica cuando se hace sin planificación alguna, pero hecha con cabeza y siguiendo unas pautas mínimas, puede dar frutos únicos y llevar a la empresa a diferenciarse de manera evidente y muy positiva de la competencia.

¿Qué destacarías de tu experiencia como becaria?

Para mí, lo más importante de haber recibido esta beca no fue el trabajo propiamente desempeñado, sino el hecho de haber podido viajar a un país nuevo, en el que aprender nuevas formas de trabajar, de entender la forma de hacer negocios y, especialmente, en el que poder conocer gente nueva con la que poder trabajar una vez transcurrido el periodo de la beca.

¿En qué medida esta formación especializada supone una mejora en tus expectativas laborales?

En este sentido soy bastante empírica. Tanto con respecto a los estudios universitarios como a las formaciones especializadas, siempre he creído que lo realmente importante era el trabajo sobre el terreno. Mi experiencia con Proexca fue muy positiva porque mi estancia en Agadir me permitió conocer a profesionales en el país con los que posteriormente entablé estrechas relaciones profesionales. Lo importante no es lo que aprendes, sino lo que haces con lo que has aprendido, con el provecho que sacas a tu estancia. Uno nunca debe esperar a que las oportunidades llamen a la puerta de la oficina de Proexca, hay que salir y buscarlas, aprovechar los viajes, las ferias, las reuniones, y tener una actitud proactiva y abierta a oportunidades.

¿Actualmente, ¿qué tareas profesionales estás desarrollando?

En la actualidad trabajo como directora de operaciones en Z-One Holding, una empresa con sede en Dubái que cuenta con oficinas en Egipto, Alemania y Gambia (entre otras). Mi labor actual la desarrollo en la oficina de Fráncfort, aunque paso mucho tiempo en África, donde desarrollamos proyectos de energía solar fotovoltaica. Tenemos proyectos en curso en múltiples países de la zona MEA (Oriente Medio y África), como Gambia, Costa de Marfil, Uganda, Egipto, Argelia, Arabia Saudí, etc.

¿Recomendarías a una empresa salir al exterior?

No hay nada que recomiende más que salir al exterior. No obstante, es muy importante hacerlo con cautela, teniendo mucha paciencia y sin expectativas de encontrar “El Dorado” en dos días. Cada país tiene su aquel y es fundamental entenderlo y adaptarse, no imponer la forma de trabajar de uno, porque eso solo conlleva frustración y desesperación.

¿Y a otros recién licenciados?

Salir al exterior siempre será un valor añadido (ya sea durante la carrera o con posterioridad). Siempre es necesario conocer otras formas de trabajar, de vivir, de relacionarse, para poder expandir la mente y ser capaz de entender mejor otras maneras de pensar. ¿Acaso no se dice que la información es poder? Pues cada estancia en el exterior es una fuente inagotable de información, que permite a la persona estar preparada para cualquier cosa, poder reaccionar con agilidad ante las diferentes situaciones que se presentan en la vida (personal y profesional). Además, aprender idiomas es la mejor manera de derribar los muros que impiden la comunicación con clientes, compañeros o proveedores.

Mi consejo a aquellos jóvenes que estén planteándose salir de Canarias es que mantengan la mente abierta. Cuando yo me presenté a la beca, lo hice porque quería ir a Miami o a Dusseldorf, no tenía ningún interés por viajar al continente vecino. Sin embargo, me seleccionaron para ir a Marruecos, un país que nunca me había llamado la atención (más bien todo lo contrario). Afortunadamente, no dejé que mis prejuicios infundados me impidieran aceptar el reto, y ahora mismo vivo en Alemania y he descubierto un continente (África) lleno de maravillas y de gente maravillosa.

Más información: Impresiones de Exbecarios de PROEXCA (junio 2016)